13/4/08

No es ningún secreto, si os digo que estamos viviendo (sufriendo) una de las sequías más importantes de los últimos tiempos en Cataluña. Tampoco lo debe ser, si os digo que coincide con una gestión verdaderamente vergonzosa de este recurso tan importante. De todas formas no se puede negar que ha habido una importante maniobra en los últimos días: “la Generalitat regaló 650.000 dosificadores domésticos”, disminuyen el consumo en el lugar dónde los pones en un 7%. (sin palabras).

Y mientras tanto lees cosas como esta:

La Vanguardia 28 de febrero

La fuga de Badalona pierde tanta agua potable como el consumo diario de 2.000 personas.

Aguas del Ter-Llobregat reduce a la mitad las pérdidas facilitadas por el Ayuntamiento. Aún así, no se podrá reparar hasta el próximo año y ahora el agua se utilizará para regar parques y jardines...

La Vanguardia 1 de marzo

Las fugas de agua de la red, abastecerían a 155.000 catalanes. La arteria de Cardedeu, que hace años espera ser arreglada, concentra la mitad de las pérdidas...

El Mundo 3 de abril

Dos cañerías pierden 800.000 litros de agua junto a las oficinas da Aguas de Barcelona. Hace nueve meses que van a parar al alcantarillado a causa de unas obras...

Se puede decir más alto pero, no más claro. Cada cual desde el lugar que ocupa, debe hacer una gestión seria del agua. Unos haciendo que se controle y reparen averías que no hacen otra cosa que derrochar un bien tan preciado, haciendo los estudios necesarios que determinen si hace falta, o no, hacer una serie de pequeños embalses en las cuencas bajas del Ter y Llobregat o de cualquier otro rio, que recojan agua que ahora se pierde. Y probablemente mil cosas más. Nosotros, los ciudadnos, haciendo un uso responsable del agua: cerrar grifos, no lavar el coche en la calle, duchándonos y no bañándonos, etc.

Nunca es tarde por empezar a hacer las cosas bien hechas pero, me enseñaron que los fuegos forestales se deben empezar a apagar en invierno, hacerlo en verano suele ser bastante tarde.

Como podeis ver, éste artículo está circunscrito a mi ámbito de residencia pero, estoy plenamente convencido que cambiando los nombres de los rios y de las ciudades, será vigente para cualquiera. Porqué, no hablo de la gestión que hace la naturaleza sinó, la que hace el hombre...

2 comentarios:

Graciela dijo...

Escalofriante! muy bueno este Post, me dejas pensando..es de no creer, Gracias querido josep, me gusta el estilo de tu espacio! Un cariño para vos..

Pedro dijo...

Puedo corroborar lo que dices al final; aquí, en Cádiz, las infraestructuras de agua potable son pésimas, y las distintas administraciones no hacen más que intentar concienciar a la población, como si nosotros tuviésemos la culpa de todo. Una vergüenza.
Gracias por tu visita y comentarios; tu blog es magnífico. Volveré.
Un saludo.