25/6/10

Verbenas y petardos

Cada año me preparo para lo que me pueda encontrar la noche de San Juan pero, por mucho que lo intento, me supera la realidad, las realidades de la noche...

Faltaba poco para las siete y media de la tarde. Me encontraba dando un último repaso a las hogueras autorizadas, cuando oservo un niño de unos diez u once años lanzando petardos. Nada fuera de lo normal, a no ser por las fuertes explosiones que se oían. A su lado, el padre con una bolsa llena de pirotecnia entre las piernas. Sacaba un petardo, se lo daba al niño, lo encendía con la mecha Y el pequeño, lo lanzaba con más cara de miedo que otra cosa.

Desde el primer momento, me pareció que las explosiones eran desmesuradas para su edad por lo que me bajo del vehículo y me dirijo a su padre diciéndole: Buenas tardes, buenas tardes me responde, ¿sabe que su hijo no debería lanzar estos petardos de clase III ?. Son para mayores de 18 años por su carga explosiva. Y usted, me dice el, ¿sabe que soy su padre y que el hará lo que yo quiera?...

Mientras estábamos en este pulso dialéctico, oímos un fuerte trueno acompañado de un grito que nos enmudece. Al girarnos, vemos el niño en el suelo gritando y retorciéndose de dolor. El petardo le había reventado en la mano...

Más tarde se oía alejándose la sirena de la ambulancia que lo llevaba al hospital. La gente que se había agolpado ante esta esperpéntica escena, no se dio cuenta de nuestras caras en los últimos momentos: la de dolor, del niño, la de pánico y vergüenza, del padre, y la m de pura impotencia...

Pero la noche seguía, esto solo había hecho que empezar...

19/6/10

Barriendo para casa...

Que en todas partes cuecen habas es algo conocido. Para muchos, también lo es que los catalanes son… venga, ¿los llamamos raros?.

Pocas veces me veréis tratando de este tema en el blog aunque, no por ello voy a negar que me fastidia esta cada vez más acrecentada manía que nos tienen. ¿Os he dicho que soy catalán?...

Me remito a la primera frase de este post: “en todas partes cuecen habas”. Tal vez y solo tal vez, si algunos de esttos políticos que nos rodean, ganaran su tiempo intentando sumar en vez de (ya no restar si no) dividir, otro gallo nos cantaría.

Ya veis un post muy refranero a la vez que sentido.

Esta mañana he leído en Facebook esto, que ahora comparto con vosotros. ¿A que barro para casa?...

Articulo del padre de Manu Chao sobre los catalanes, aparecido en " La Voz de Galicia".

Me gustan los catalanes porque a lo largo de su historia acogieron e integraron a íberos, fenicios, cartagineses, griegos, romanos, judíos, árabes y toda clase de charnegos y sudacas, sin conocer los problemas que afectan ahora a Francia; es un ejemplo.

Me gustan los catalanes porque ya el 7 de abril de 1249 el rey Jaime I nombró a cuatro prohombres de Barcelona (los paers) para dirimir los conflictos de la ciudad sin violencias ni reyertas. Esos hombres sabios, que pasaron a cien en 1265 (el Consell de Cent), iniciaron el sistema del gobierno municipal de Barcelona. Gracias a ellos reinó allí la concordia, y antes de empuñar las armas refirieron siempre emplear la razón.

Me gustan los catalanes porque en toda su historia no han ganado ni una sola guerra, y encima les da por conmemorar como fiesta nacional una de las batallas que perdieron en 1714 a manos de las tropas de Felipe V de Borbón.Cataluña había dejado de ser una nación soberana. Desde entonces, cada 11 de septiembre muchos catalanes y catalanas, como hay que decir ahora, se manifiestan para reclamar sus libertades.

Me gustan las catalanas porque una de ellas, joven y bien plantada por cierto, no vaciló en pegarse a mi espalda durante cuatro días en el asiento trasero de una Vespa cuando recorrí la península en pos de Prisciliano.

Me gustan los catalanes porque tienen de emblema un burro tenaz, trabajador y reflexivo, muy alejado del toro ibérico cuyas bravas y ciegas embestidas lo abocan a la muerte. Estos animales son de una raza registrada, protegida, y prolíferos sementales. Al igual que el cava, se exportan a numerosos países para mejorar la especie autóctona, como a Estados Unidos, donde crearon el Kentucky-catalan donkey. Y allí no piensan, ni mucho menos, en boicotearlos.

Cierto es que en el carácter catalán confluyen las virtudes del asno. Pero los rasgos diferenciales no se limitan a los de este cuadrúpedo. La población catalana se define por una doble característica: el seny y la rauxa . El seny implica sabiduría, juicio mesurado y sentido común.. Tenía seny aquel catalán que iba en un compartimiento de un tren al lado de la ventanilla. Tiritaban de frío y los otros pasajeros le pidieron que la subiera: «Es igual», contestó a varias solicitudes, hasta que un mesetero se levantó furioso y alzó la ventanilla... ¡cuyo cristal estaba roto! «Es igual», volvió a repetir el buen hombre con toda su santa cachaza. Al seny le responde la rauxa, asimilable a la ocurrencia caprichosa, la boutade (frase ingeniosa y absurda). Cuando de joven el surrealista Dalí iba en el metro y veía a un cura con sotana, le decía: «Siéntese, señora».

La alianza de estas dos facetas en un solo individuo forma el carácter catalán, que se comunica, se comparte y se aprecia. El otro día al regresar a París en avión desde Barcelona quise ayudarle a un pasajero, dada la exigüidad del espacio, a ponerse el abrigo: «No, por favor, no se moleste, que bastante trabajo me cuesta a mí sólo»

Me gusta Cataluña porque allí, según Arcadi Espada, don Quijote recobró la razón, sin duda contagiado por el seny. Me hubiera dado mucha pena que el Ingenioso Caballero muriera loco. Me gusta Cataluña en fin y sobre todo porque uno de mis hijos eligió su capital para vivir en ella por ser una ciudad abierta, tolerante y discreta.

*Firmado: *Ramón Chao, músico, escritor y periodista, Caballero de las Artes y las letras por el Gobierno Francés. Y padre del cantante Manu Chao.

15/6/10

Sangre azul vs sangre roja


Semanas atrás escuchaba al rey en rueda de prensa, mientras estaba a punto de salir del Hospital Clínico de Barcelona, decía a los presentes: "En España debemos estar orgullosos de la sanidad pública que tenemos"...

¿Creéis que sabe realmente como está la sanidad pública?, yo estoy convencido de que no. De entrada, porque no es un paciente normal. Vaya por no ser, no es ni paciente. (paciente viene de paciencia, ¿no?).
Me imagino algo así:

Al rey le detectan un tumor, llaman por teléfono desde Madrid y preparan su hospitalización en el Clínico de Barcelona. El rey, escolta y sequito suben al avión que tiene a su disposición y... llegan al Aeropuerto de Barcelona, de allí al Clínic.
Sin pasar por listas de espera lo operan y, tras un rápido postoperatorio, el, escolta y séquito se dirigen nuevamente a palacio, no sin antes hacer unas magníficas declaraciones sobre lo buena que es la sanidad en España.

Yo, allá por el mes de octubre del 2008, pedí visita a "mi médico de cabecera" (*), tenía un intenso dolor en la pierna izquierda. Trás una no exploración, no vio nada raro pero, el dolor seguía allí . Medicación: ibuprofeno.

En mi segunda visita, tras una nueva no exploración, me deriva al traumatólogo. Éste para tener elementos de juicio, pide que me hagan dos pruebas: una resonancia magnética y una electromiografia.

La primera me la hacen en poco tiempo. Que bueno, pensaba yo, porque el dolor continuaba.

La segunda... la segunda todavía estoy pendiente que me la hagan. Han pasado: un, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nuevo, diez, once, doce, trece, catorce, quince, dieciséis, diecisiete, dieciocho y diecinueve meses , (ya hemos entrado en el veinte (20). No se si se trata de una lista de espera o es que han perdido mi expediente. Ellos dicen que no, que es normal, ¿normal?...

Y yo, mientras recuerdo las palabras del rey, continúo mirándme miro las venas. Tienen un tono azulado, ¿verdad?. Pero no, por ellas pasa sangre roja.

Está claro que deberé seguir esperando pero, ¿hasta cuando?...de nuevo me duele la pierna... (es lo que tiene ser un plebeyo).

(*) me refiero a aquel que me ha tocado en suerte, aquel que el día que me dé la mano, sólo la mano, hará que salga de su consulta diciendo a todo el mundo: que me ha hecho una gran revisión médica...

12/6/10

Foto denúncia

La accesibilidad es el grado en el que todas las personas pueden utilizar un objeto, visitar un lugar o acceder a un servicio, independientemente de sus capacidades técnicas, cognitivas o físicas.

Para promover la accesibilidad se hace uso de ciertas facilidades que ayudan a salvar los obstáculos o barreras de accesibilidad del entorno, consiguiendo que estas personas realicen la misma acción que pudiera llevar a cabo una persona sin ningún tipo de discapacidad. Estas facilidades son llamadas ayudas técnicas. Entre éstas se encuentran el alfabeto Braille, la lengua de señas, las sillas de ruedas, las señales auditivas de los semáforos, etc.

Considerando "los derechos de las personas con discapacidad", la accesibilidad es un derecho que implica la real posibilidad de una persona de ingresar, transitar y permanecer en un lugar, de manera segura, confortable y autónoma. Ello implica que las barreras de entorno físico deben ser suprimidas.

Llegados a este punto os pido observéis esta fotografía y me digáis: ¿por dónde, por dónde han de pasar?

11/6/10

No es....

...por los 150 euros,

tampoco, por los 3 puntos menos...

video

Es para evitar ésto.

8/6/10

El carro de la compra

Dicen que una crisis pone siempre marcha mecanismos de “supervivencia”: contención del gasto, búsqueda de ofertas, optimización de los recursos. Estratégias habituales para cualquier persona normal pero, si hay caréncia de escrúpulos las soluciones se convierten en más... facilegales.

Desde hace un tiempo se ha puesto de moda algo, que al verlo por primera vez, hizo que ya augurara “mal rollo?: la cacería del hierro.

La historia empieza en un pueblo cualquiera, por ejemplo senalB, primer pueblo de la atsoC avarB (anoriG)...

Desde hace unos meses, el paisaje urbano se ha ido llenando de personas con carros de supermercado buscando hierro por por todas partes: contenedores, casas, calles...

Llegados a este punto me planteo dos preguntas:

1. ¿Cualquiera puede ir por la calle con un carro de supermercado sin que te digan nada? (está claro que lo has hurtado, robado, o lo que corresponda... va con el nombre de la cadena y el monedero. ¿ No hay suficientes pistas para saber de dónde y cómo ha salido?...)

2. Si han sido y son capaces de llevarse el carro y pasearlo sin el menor atisbo de rubor, ¿cuanto tardarán en hurtar, robar o lo que corresponda, otras cosas que no sean el hierro que encuentran o los regalan?.

Y mientras me hacía estas preguntas, visualizaba las nuevas barandillas de acero inoxidable que el ayuntamiento ha montado en varios puntos de senalB, al instante nacía una nueva pregunta más importante aún: ¿cuanto durarán?...

Ya hay respuestas:

Han robado las barandillas, tapas de alcantarillado, los labradores se quejan que les roban las cañerías de conducción de agua de riego, incluso se atreven a entrar a los cementerios para robar cruces y otros objetos metálicos. Una verdadera espiral de pequeños hurtos y robos que no ha hecho más que empezar. Creo que todos tenemos claro cuales son las acciones que se deberian tomar, de no ser así, veremos hasta dónde llega todo esto...


Material producto de un robo.

Roban una tapa de alcantarillado, a consecuéncia de esta acción cayó un niño dentro...

El pasado sábado tomé estas imágenes. Este joven iba en bicileta cargado de tubos de aluminio, cortados a una misma medida... que le facilitaba el trasnporte...

Aqui os lo dejo, que cada cual piense lo que quiera. Yo, aparte de pensar, en este último caso llamé a la policía...