6/9/08

El mosquito tigre

Ayer, mientras leía un artículo sobre el mosquito tigre, levanto la vista y allí lo veo mirándome fijo, desafiante, altivo, prepotente. Allí estaba un mosquito tigre que acababa de escoger su presa, a mí. La tensión en el ambiente se podía cortar con un cuchillo, un verdadero duelo de titanes estaba a punto de empezar.

En aquel instante y casi sin darme cuenta levantó el vuelo, su perspectiva de atacante desde las alturas ganaba peso mientras, yo no podía hacer otra cosa que seguirlo con la mirada.

En un momento encontró una atalaya desde dónde preparar su ataque final. Lo ví claro, era él o yo. Y sin pensarlo dos veces tomé una carpeta y utilizando la silla como trampolín salté sobre él.

Un golpe maestro que lo cogió por sorpresa... la última de su vida.



Estos últimos días, algunos medios de comunicación han vuelto a hablar del mosquito tigre. Unos le dan importancia mientras que otros se la quitan. Mi intención con éste artículo no es cargar las tintas tan sólo, dar a conocer lo que hay.

Una de las fotografías corresponde a poco más de cinco minutos después de haber recibido una picadura en el brazo. Los servicios de atención sanitaria le administraron corticoides a la paciente.

En la otra hay dos mosquitos, el primero picó a una compañera el segundo intentó picarme a mí...

(He puesto en conocimiento la localización d’estos mosquitos)

1 comentario:

Syl dijo...

La verdad es que no sé que pasa este año con los mosquitos... Están por todas partes. En Castelldefels hay una plaga de mosquitos que casi ni se ven y te pican sin darte cuente.
Ayer, en un parque en BCN city me picaron unos 6 mosquitos en los pies y mis tobillos se han puesto como pies de elefante. De momento una cremita sencilla no me quita el picor... tendré que ir a por algo más bestia.