15/5/08

Decálogo

Hoy regreso, después de unos días en los que el trabajo me ha tenido atenazado más de lo que es deseable, conveniente y sano. No me siento especialmente orgulloso de ello pero ha sido mi realidad. O sea, que nadie piense que he sabatizado el blog o a mi mismo.

Hace un tiempo leí, quien sabe donde, otro de estos decálogos que tanto me gustan. Aquí os lo traigo con la propuesta de que añadáis algunos consejos, no tiene porque cerrarse en 10, es más, por la realidad que vivimos no debe cerrarse así.

10 consejos para vivir una vida horrible

1.- Piensa en lo mal que te ha ido la vida. Tu vida es un fracaso. Compárate con todas aquellas personas que han tenido mucha suerte y maldícete a ti mismo. Tortúrate pensando en ello, cuantas más veces al día, mejor. No te vayas a la cama sin antes pensar: "Soy un desgraciado"
.
2.- Vive rápidamente. No pares ni para pensarlo. Procura trabajar el máximo número de horas posible, acumula tu trabajo y no delegues en otros. Sólo tú eres capaz de hacerlo correctamente. Fuma todo lo que seas capaz, y bebe alcohol varias veces al día. Engorda. La felicidad es proporcional al tamaño de tu barriga y a los kilos de sobrepeso. Tortúrate en el gimnasio 2 horas a la semana y maldícete todo lo posible por no estar en forma.

3.- Llega tarde a casa, no disfrutes ni de tu esposo/a ni de tus hijos. Llévate al hogar todos los problemas y culpabiliza de ellos a tu familia. Enfádate y grita, cuanto más mejor. Tu familia no te merece.

4.- Llena tu mente de pensamientos horribles y recréate en ellos el mayor tiempo posible. Piensa en las mil maneras distintas en que te puedes morir y elige las más espantosas. Haz una película mental sobre ello y visualízala una y otra vez. Cuando vayas en coche, piensa que vas a sufrir un accidente. Si vas en avión, piensa que se va a caer y que vas a morir quemado. Piensa en la muerte. Continuamente. Y sufre por ello cuanto más mejor.

5.- Come compulsivamente, rápido y sin disfrutar de la comida. Siempre que comas, mantén tu atención en otra cosa. Pon la televisión, come mientras trabajas, ni se te ocurra disfrutar de lo que comes, ni pensar en cuánto comes. Disfruta de la comida basura, de la carne y de las grasas saturadas. Engorda, cuanto más mejor, y no olvides someterte a dietas estrictas e insatisfactorias dos o tres veces al año, eso sí, procurando lamentarte de lo gordo que estás y de los problemas que ello va a acarrear a tu salud en el futuro. Cuando abandones la dieta, come lo máximo posible en el menor tiempo que seas capaz, para recuperar los quilos perdidos y añadirte unos cuantos más suplementarios. Culpabilízate por ello.

6.- Procura dormir lo menos posible, y llenar tu mente con todo lo que tienes que hacer al día siguiente antes de meterte en cama. Planifica todo el trabajo de mañana, y, si no eres capaz de dormir, tómate una pastilla o dos. Procura ver alguna película violenta antes de dormir, y levántate enfadado por no poder dormir más. Laméntate entonces por lo desgraciada que es tu vida, como te indiqué en el punto 1.

7.- No vayas de vacaciones. El trabajo es lo único divertido. No pasees por la naturaleza, ¿de qué sirve?. Quédate en casa y llévate un poco de trabajo para tus días libres. Conecta el teléfono móvil, el fax y el ordenador, para no perder el contacto, y procura estar pendiente de ellos el mayor tiempo posible.

8.- Eres un inútil. No sirves para nada. Imagínate frecuentemente que te van a echar del trabajo. Piensa en todos los problemas económicos que tendrás, en las deudas y en la ruina absoluta. Nadie te va a ayudar, porque no tienes amigos de verdad. Piensa en ello y recréate en esos pensamientos cada vez que tengas una pausa en tu trabajo.

9.- Desarrolla y potencia tus instintos violentos. Sé agresivo trabajando, hablando, conduciendo... puedes ser especialmente desagradable con tu familia y con tus hijos. La vida es muy dura, y hay que aprenderlo. Enfádate con todo el mundo y fíjate que todo el mundo te mira mal, y hace gestos desagradables cuando te ve. Tienes que defenderte de todos: eres tú contra el mundo.

10.- No te olvides de ser infeliz. Cuando te sientas bien, contento, feliz, busca un pensamiento desagradable. No sonrías. La vida es demasiado terrible para tener un motivo para sonreír. Realmente no merece la pena. Igual deberías pensar en ponerle fin, un día de estos... es una opción a considerar.

6 comentarios:

Pedro dijo...

Lo cierto es que es bastante completito el jodido decálogo.
No sé, se me ocurre también: No escuches consejos de nadie; tú eres la persona que más sabe del mundo, por tanto, los demás no pueden enseñarte nada.
Pero para qué vamos a fastidiar más al desgraciado, bastante tiene ya.
Un abrazo (mereció la pena la espera).

Josep Lluís dijo...

Aportación realmente acertada la tuya Pedro. Gracias por tu visita.

Graciela dijo...

josep, brindo por tu vuelta!!! jaja se te extrañó, pero has vuelto con todas las "pilas" me encantó este post, para un cuadrito y leerlo siempre, original y movilizante. Un beso para vos y un Feliz finde!

mi despertar dijo...

Buenos consejos. me hiciste sonreir
Abrazos

Jefe indio dijo...

como siempre un verdadero placer leer tus post!!!

Syl dijo...

Hola!!! dónde se han ido el restp de los comentarios???