12/11/07

Maletas (parte 2)


A estas alturas del viaje, espero hayáis escogido el tipo de maleta que os vais a comprar, porque en función de esto la protegeremos de una forma u otra.

Si el modelo elegido es del tipo duro, lo mejor es ponerle una protección plástica de estas que la envuelve cual bocadillo mañanero. La protegerá de toda apertura no deseada y del trato exquisito que le dan en cualquier aeropuerto del mundo en el momento del embarque y desembarque del avión y el pase por las cintas. Antes de eso, yo no me olvidaría colocarle una cinta de seguridad que la envuelva.

Si hemos decidido comprar una maleta blanda, recordad el video que os puse en mi anterior artículo, la cremallera es uno de los puntos más vulnerables. Visto esto, lo mejor es colocarle una cinta de seguridad que atrape el candado. Evitará la posibilidad de mover la cremallera. Después de esto, la envoltura con el papel plástico transparente no es mala cosa.

Recordad que los cacos no disponen de demasiado tiempo para sus maniobras orquestales con lo cual, siempre dirigirán estas a los equipajes de los viajeros más confiados.

En cuanto al papel plástico transparente, hay quien en vez de ponerlo en el aeropuerto lo hace en su casa con el tipo de los que venden en los supermercados. Es más trabajoso, menos curioso pero da el pego y por supuesto, es más barato.

Candados

Como sabéis, en este tiempo la seguridad cada vez más extrema, ha dado paso a lo que muchos han considerado la vulneración de su privacidad. Hace años era impensable que nadie pudiera abrir una maleta tuya sin estar presente, sin que el agente se pusiera unos guantes, etc. Pero hoy todo esto pasa por alto cuando hay la más mínima sospecha de que el equipaje es potencialmente peligroso. Son muchos los que están en contra de estas medidas, yo soy de los que prefieren que me abran la maleta (digo abran, no roben) si con esto se aseguran de que no hay ningún peligro en el vuelo. Tal vez será deformación profesional, no lo niego.

En base a lo que os acabo de contar, y si además tenéis previsto hacer un viaje a los Estados Unidos, os propongo comprar unos candados de seguridad homologados por la TSA. Ante cualquier sospecha, que se convertirá en una segura revisión del equipaje, las autoridades aeroportuarias disponen de un sistema para abrir sin romper este tipo de candado, con lo que una vez efectuada la revisión, volverán a cerrar el equipaje, manteniendo su seguridad.

Gagdgets

Para los amantes de los artilugios, hay algunos relacionados con este tema, os presento dos que os pueden gustar.

En el primer lugar el baglockalarm. Se trata de una alarma compuesta de dos elementos. Cuando estos se separan entre si unos diez metros, esta empieza a sonar de forma potente, delatando a quien haya querido dar un paseo con nuestra maleta.

Este aparato en su versión “muñequito”, esta siendo utilizado en países anglosajones para cuando vas de compras con los niños a grandes almacenes. Si el niño se separa de los padres más de la cuenta, avisa a los padres de forma inmediata.
El bagdoberman es una versión modelada del anterior

Y finalmente, ya llegando a tecnología RFID, un emisor receptor que permite hacer un seguimiento de las maletas en todo momento. Pero en este caso, el precio no creo que sea tan asequible como los anteriores.


4 comentarios:

Jefe indio dijo...

En Disney vi los aparatitos esos de cuando se separan empiezan a pitar,mas de un pitido escuche, es que los niños son niños y los padres jili.... mira que los hay despitados XD

Josep Lluís Pouy dijo...

La verdad es que parece ridículo, pero cuando "pierdes" un niño, te mueres. ESo lo vivimos én las playas en verano. Que si el sol, que si la arena, que si...ey!!! donde esta el niño, y a partir de aqui a correr todos. Ahora, el que tiene riesgo de perderse (Según sus padres), o que se ha perdido ya en alguna ocasión, le colocamos una pulsera, de las del tipo hospital, que indica el sector de playa donde se encuentra.
Ya ves como vamos

Jefe indio dijo...

Mi niña de pequeña en el super solia alejarse y para que supiera lo que podia pasar, la dejamos que caminara unos metros , al no vernos empezo a llamarnos con una carita de susto....pero nunca mas se alejo de nosotros en ningun sitio. Drástico pero efectivo.

Josep Lluís Pouy dijo...

A situaciones extremas soluciones drásticas. Lo que hicísteis es de padres conscientes de lo que hay, pero te aseguro que hay gente que va por la vida con un lirio en la mano...
Nos "vemos Jefe"