19/2/08

To be or not to be


Esta vez, las nuevas tecnologías se ponen al servicio de los que aún no habéis tomado la determinación de dejar de fumar. Para vosotros, la compañía china Goleen Dragon Group pone en marcha unos cigarrillos electrónicos que expulsan nicotina y humo al ser inhalados. Estos emulan la sensación de un cigarrillo de verdad solo que, según dicen sus creadores, sin los agentes tóxicos que llevan aparejados los de verdad.

Hasta aquí todo parece muy bonito si no fuera que, los diarios locales cuestionan la seguridad de este producto. Argumentan que los fumadores de estos cigarrillos inhalan más nicotina que un cigarrillo real. Como era de esperar, ejecutivos de la empresa desmienten tales afirmaciones.

En estos momentos podemos adquirirlos en China, Israel, Turquia y Australia y algunos países europeos, aunque preparan el desembarque en los Estados Unidos. El precio de venta esta alrededor de los 1.600 yuanes, que al cambio son unos 208$ por pieza. La compra parece algo cara, el mantenimiento más aceptable: un cartucho al que podéis sacarle unas 350 inhalaciones (30 cigarrillos) se adquiere por unos 12 yuanes o lo que es igual, 1,56 $.


Lo del cigarrillo no me produce ninguna sensación especial a no ser, porque de ser cierto más de uno puede ganar algún entero a su calidad de vida. Lo que si me da escalofríos, es una noticia sobre robots publicada en la revista Quo: Si piensan como humanos y sienten como humanos, ¿podremos evitar enamorarnos de ellos? Muy pronto tendremos AMOR Y SEXO CON ROBOTS. Por supuesto sexo seguro...

Os cito textualmente:

Si un robot dice que hace calor y a ti, efectivamente, te sobra la ropa, o si te comenta que la música está demasiado alta y tu estás de acuerdo, terminarás por pensar que siente y piensa como tú. Así que cuando te asegure que te ama mirándote a los ojos y te diga que eres el ser más especial del Universo, ¿por qué no creerlo?” Así describe David Levy, experto británico en inteligencia artificial, cómo los androides del futuro conseguirán llevarnos al huerto.

Los defensores de un sexo futuro eminentemente tecnológico aseguran que dentro de 10 años será habitual tener relaciones sexuales a través de mundos virtuales, como Second Life. De hecho, la megaempresa tecnológica japonesa NTT DoCoMo ya ha desarrollado un “periférico” ideal para estas relaciones. Se llama U-Tsu-Shi-O-Mi y consiste en una especie de robot humanoide cubierto de sensores que detectan y reaccionan según nuestras caricias. Nosotros, pertrechados con unas gafas de realidad virtual, creemos estar viendo y tocando a un ser digital, un avatar como los de los mundos virtuales.

Paso por lo de los cigarrillos, pero esto ya es demasiado, ¿no?...

¿Que pensais vosot@s?

5 comentarios:

Jefe indio dijo...

...llega a su fin la era de las hinchables jejeje

Salondesol dijo...

Muy bien los tendrán que hacer, emulando temperatura, tacto... no se, ¿y a quién le guste con la luz apagada? entonces las gafas si no ven... no funciona ¿no?

Y lo de los cigarrillos, casi sale más barato seguir fumando...
Bikos.

Josep Lluís Pouy dijo...

Este tema me ha aportado como mínimo risas. Unos me han preguntado si tendran que pasar ITV, que en este caso debería ser ITR, inspección técnica de robots.

Jafe, no había pensado en las muñecas, cierto ha llegado su fín.

Y ciertamente salondesol, nada como el imperio de los sentidos, las miradas, las caricias, los roces, las complicidades. Eso núnca lo dará un robot, espero...

mpiryko dijo...

Me parece estupendo. Hasta que ... concedan derechos civiles a los rob@ts y se puedan quedar tras la separación, con la custodia de los niños adoptados, la casa, el coche y l@s amig@s, ..., por que han demostrado ser mejores que nosotros mismos.
:-DDDD
¡Salud!

Josep Lluís Pouy dijo...

Cuando suceda esto, se habrá puesto en marcha una nueva vida paralela. Y siendo iguales una que otra, habrá que decidir con cual nos quedamos.
Salu2